Búsqueda

Secciones

Enlaces

Sitio de Jericó

El Poder de la Oración

La muralla de Jericó Es Derribada por Dios con nuestra Fe en Su Palabra Viva

Libro de Josué. Capítulo 6, 1-21

Jericó estaba herméticamente cerrada por temor a los israelitas: nadie salía ni entraba. Entonces el Señor dijo a Josué: “Yo he puesto en tus manos a Jericó y a su rey. Por eso ustedes, todos los hombres de guerra, darán una sola vuelta alrededor de la ciudad, formando un círculo en torno a ella. Así lo harán durante seis días. Además, siete sacerdotes irán delante del Arca llevando siete trompetas de cuerno. El séptimo día, en cambio, ustedes darán siete vueltas alrededor de la ciudad, y los sacerdotes harán sonar las trompetas. A la señal dada con el cuerno, cuando ustedes oigan el sonido de las trompetas, todo el pueblo prorrumpirá en fuertes gritos de guerra. Entonces los muros de la ciudad caerán sobre sí mismos, y el pueblo se lanzará al asalto, cada uno hacia lo que tenga adelante”.

Josué, hijo de Nun, convocó a los sacerdotes y les dijo: “Levanten el Arca de la Alianza, y que siete sacerdotes lleven siete trompetas de cuerno delante del Arca del Señor”. Después dijo al pueblo: “Vayan adelante y den la vuelta alrededor de la ciudad; que los guerreros avancen delante del Arca del Señor”.

En seguida se hizo lo que Josué había dicho al pueblo: los siete sacerdotes que llevaban las siete trompetas de cuerno delante del Señor, avanzaron tocando las trompetas, mientras el Arca de la Alianza del Señor iba detrás de ellos. Los guerreros, por su parte, marchaban delante de los sacerdotes que tocaban las trompetas, mientras que la retaguardia iba detrás del Arca. Y en ningún momento se dejó de tocar las trompetas. Pero Josué dio esta orden al pueblo: “No lancen ningún grito de guerra ni dejen oír sus voces; que no salga de la boca de ustedes ninguna palabra, hasta que yo les diga: ‘¡Griten!’. Sólo entonces gritarán”.

Así hizo que el Arca del Señor diera una vuelta alrededor de la ciudad, formando un círculo en torno a ella. Luego volvieron otra vez al campamento, y allí pasaron la noche. A la mañana siguiente, Josué se levantó de madrugada y los sacerdotes tomaron el Arca del Señor. Los siete sacerdotes que llevaban las siete trompetas de cuerno delante del Arca del Señor, avanzaban sin dejar de tocar las trompetas; los guerreros marchaban delante de ellos, y la retaguardia iba detrás del Arca del Señor. En ningún momento se dejó de tocar las trompetas. Así dieron la vuelta alrededor de la ciudad el segundo día, y después regresaron al campamento. Esto mismo se hizo durante seis días.

El séptimo día se levantaron al despuntar el alba y dieron siete vueltas alrededor de la ciudad, de la manera acostumbrada: sólo ese día dieron siete vueltas alrededor de la ciudad. Al dar la séptima vuelta, los sacerdotes tocaron con más fuerza las trompetas, y Josué dijo al pueblo: “Lancen el grito de guerra, porque el Señor les entrega la ciudad. Ustedes consagrarán al Señor la ciudad con todo lo que hay en ella, exterminándola por completo. Quedarán con vida solamente Rajab, la prostituta, y todos los que estén con ella en su casa, porque ella ocultó a los emisarios que nosotros habíamos enviado. En cuanto a ustedes, tengan mucho cuidado con lo que está consagrado al exterminio, no sea que, llevados por la codicia, se adueñen de alguna cosa prohibida. Porque entonces pondrían en entredicho al campamento de Israel y le atraerían una desgracia. Todo el oro, la plata y los objetos de bronce y de hierro serán consagrados al Señor y pasarán a formar parte de su tesoro”.

Entonces el pueblo lanzó un fuerte grito y se tocaron las trompetas. Al oír el sonido de las trompetas, el pueblo prorrumpió en un griterío ensordecedor, y el muro se desplomó sobre sí mismo. En seguida el pueblo acometió contra la ciudad, cada uno contra lo que tenía adelante, y la tomaron. Luego consagraron al exterminio todo lo que había en ella, pasando al filo de la espada a hombres y mujeres, niños y ancianos, vacas, ovejas y asnos.

El Poder de la Oración

La muralla de Jericó Es Derribada por Dios a través del Corazón de María

El 8 de diciembre de 1978, Nuestra Señora pidió por boca de una mística polaca que se rezaran 7 días y 7 noches de Rosarios continuos, en la abadía de Czestochowa, del 1º al 7 de mayo del año siguiente (1979), pidiendo por el feliz viaje que el Papa iba a hacer a Polonia y también para que desaparecieran todos los obstáculos que se le oponían. Dice el Señor Kaszczuk, presidente de la Legión de María de Polonia, que el Vicario General, el Obispo de Varsovia y el ya desaparecido Stefan Barela, Obispo de Czestowchowa, aprobaron esa forma de oración, lo mismo que el prior del monasterio de esa ciudad.

El rector de la abadía dijo que era imposible tal campaña de oración, porque se iba a anticipar la visita del Papa y sugirió que no se hiciera en mayo sino en abril anterior. Kaszczuk le dijo al rector: Nuestra Santísima Madre es la Inmaculada Concepción y Trono de la Sabiduría, y es imposible que Ella cometa un error en las fechas. Si el programa no puede ser en esa fecha, no se hará en ninguna. El rector cedió.

Dicha vigilia de oración de 7 días comenzó puntualmente el 1º de mayo de 1979.

Diariamente hubo celebración de muchas misas, adoración del Santísimo y Rosarios ante el Santísimo Sacramento expuesto, también cantos y meditaciones.

“A estas oraciones maravillosas, Rosarios en su mayoría, les llamamos “SITIO DE JERICÓ”, que se realizan con el Santísimo Sacramento expuesto. “Teníamos la seguridad de que estábamos destruyendo los muros de tinieblas de Satanás y que estábamos pasando sobre las murallas del Jericó del infierno; estábamos cierto de estar peleando contra los príncipes de las tinieblas; así de grande era la fe con que hacíamos nuestras oraciones y meditaciones…” nos dice el Señor Kaszczuk.

Los ‘Sitios de Jericó’

Del 1 al 8 de mayo de 1979, nuestros amigos en Polonia organizaron el Congreso del Rosario antes mencionado en el santuario nacional de Nuestra Señora de Czestochowa, para obtener el favor de que los comunistas le permitieran al Santo Padre visitar su tierra natal, lo que al principio fue rechazado por las autoridades polacas. El jueves de la semana de oración, nuestros amigos polacos supieron que el Santo Padre había obtenido su visa para ir a Polonia. Bautizaron esta semana como ‘El Sitio de Jericó’. Incluso nos invitaron a ir a Polonia por tal motivo y participar de esta oración incesante frente al Santísimo Sacramento.

Después de esto decidimos celebrar ‘Sitios de Jericó’ en unión con los polacos, para apoyar al Papa y para obtener grandes favores para el mundo. Sabemos que en el Antiguo Testamento, los muros de la ciudad de Jericó cayeron gracias al Poder de Dios.

En 1987, regresando de Roma, Mons. Kraszewski dio respuesta a nuestra carta en la que le informábamos sobre los ‘Sitios de Jericó’ llevados a cabo en Ghana, África y en Rougemont, Canadá.

“Estoy de plácemes al recibir el fantástico reporte del ‘Sitio de Jericó’ llevado a cabo en la Iglesia de Cristo Rey en Accra, Ghana, África Occidental, del 9 al 16 de agosto. Estoy muy contento de saber que el padre Cyprian Kubic y el Sr. Anatol Kaszuck están con ustedes en Canadá y que participaron en su ‘Sitio de Jericó’ del 27 de septiembre al 4 de octubre.

¡Nuestra gran fuerza está siempre en la oración de María, El Santo Rosario! El Año Mariano da a todos los católicos la posibilidad de orar a la Reina Victoriosa, ‘Maria Vincit’. Este es el lema en mi escudo de armas. Estoy convencido que este lema será una realidad. Sinceramente suyo en el poder de la Reina Victoriosa.”

Z. J. Kraszewski, Obispo.

La Victoria de la Reina

La Reina obtuvo realmente la victoria. El 11 de julio de 1989, le escribimos a Monseñor Kraszewski: “Los Peregrinos de San Miguel de Canadá están conmocionados con los venturosos acontecimientos que están ocurriendo en Polonia. Es el triunfo de la Santísima Virgen María, la Reina que sale victoriosa de cualquier batalla.

En unión con sus amigos de Polonia, una de las peticiones de los Peregrinos de San Miguel durante su ‘Sitio de Jericó’ el pasado marzo fue la liberación de los prisioneros en los campos de concentración. Unos días después de esta semana, supimos que los presos políticos en Polonia habían sido liberados. ¡Qué gran victoria para el Cielo! Y he aquí otra gran victoria más: la fenomenal caída del régimen comunista y su reemplazo por las fuerzas católicas.”

El Jericó del año 2007 fue testigo de otro milagro en Canadá, ganó el partido político pro-familia con una minoría, a pesar de que no tenía ninguna posibilidad de ganar, humanamente hablando.


Oración


¡Oh, Padre Celestial!

En Nombre de Tu Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, te agradezco la Fuerza y el Poder del Espíritu Santo, como Se Lo Diste a Josué y a sus compañeros ante las murallas de la Ciudad de Jericó.

¡Te agradezco por Darnos a mí y a quienes hacemos esta oración, el Mismo Amor y la MismaUnidad En Tu Santo Espíritu!

Gracias Jesús, por Romper todas las murallas de las maldiciones venidas de nuestros antepasados y de los días presentes.

Gracias Jesús, por Romper todas las murallas de egoísmos, envidias, tristeza, depresion, angustia, soledad, miedos, desanimo, odio, rebeldía, discordia, violencia, orgullo, mentira, intriga, juzgamiento, celos y resentimientos; sean cuales fueran sus orígenes.

Gracias Jesús, por Romper las murallas de peleas, contiendas, disoluciones de matrimonios, de familias, y de todo tipo de desunión.

Gracias Jesús, por Romper las murallas de las enfermedades sean cuales fueran; principalmente de cáncer, leucemia, lupus, diabetes, SIDA, del sistema circulatorio, del sistema renal, del sistema digestivo, del sistema respiratorio, del sistema reproductivo, de la piel, de todo tipo de molestias y dolores en el cuerpo, así como de cualquier otra enfermedad física, sea cual fuera. Gracias Jesús por también Romper las muallas de enfermedades como depresión, dependencias de vicios, alcohol, drogas, prostitución, homosexualismo, enfermedades de la mente, del alma y del espíritu.

Gracias Jesús, por Romper las murallas de las dificultades financieras, falta de empleo, dificultades en los negocios, dificultades en el trabajo, falta de dinero, y otras dificultades materiales; sean cuales fueran.

Gracias Jesús, por Romper todo ocultismo pasado y presente, sea de magia, sortilegio, dependencia, pacto, o de entrega con entidades; sean los orígenes que fueran.

Gracias Jesús, por Romper las murallas de los malos pensamientos, malas pasiones, y de las injurias de Satanás, originados en nuestra mente.

Gracias Jesús, por Romper, Derribar, Destruir, Arrasar y Anular toda acción de Satanás y de los ángeles caídos en nuestra vida. Te Damos las gracias por Renovarnos Totalmente En Tu Preciosísima Sangre y En Tus Llagas.

Gracias Jesús, Nuestro Único Señor y Rey, por Romper y Derribar todas las murallas que impidan Se Realice La Obra de Dios en nuestra vida.

Te agradecemos por este Nuevo Pentecostés en nosotros, creemos en Tu Victoria, que es nuestra.

Como y con María, Nuestra Madre Santísima, te entregamos nuestras vidas completas para que Tú Señor, Seas Eternamente, Adorado, Exaltado y Glorificado.

¡Como Uno, nos Unimos En El Amor y La Paz; al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo!


¡Amén!

Bookmark and Share

Sagrado Corazón de Jesús

El próximo viernes 19 de junio celebraremos la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús. Preparémonos reafirmando nuestra relación con Él.
Desde los primeros tiempos de la Iglesia, se meditaba en el costado y el Corazón abierto de Jesús, de donde salió sangre y agua.

De ese Corazón que, por amor a los hombres, se dejó traspasar por nuestros pecados, nació la Iglesia, y por ese Corazón se nos abrieron las puertas del Cielo.

Todos los cristianos tenemos un doble deber con el Sagrado Corazón del Señor:

  • Uno, de acción de gracias por las maravillas del amor que Dios nos tiene: “mas la prueba de que Dios nos ama es que Cristo, siendo nosotros todavía pecadores, murió por nosotros” Romanos 5, 8), y…
  • Dos, de reparación, porque este amor es mal o poco correspondido, incluso por quienes reconocemos que tenemos tantos motivos para amar y agradecer.

El culto al Sagrado Corazón recibió un especial impulso por la devoción y piedad de tantos y tantos santos a quienes el Señor mostró los secretos de su Corazón amantísimo, y les movió a difundir esta devoción y a fomentar el espíritu de reparación.

El Señor pidió a Santa Margarita María de Alacoque que promoviera el amor a la comunión frecuente… sobre todo los primeros viernes de cada mes, con el propósito de reparación.

El Corazón de Jesús es fuente y expresión de su infinito amor por cada hombre, sean cuales sean las condiciones en las que se encuentran.

Nadie nos ha amado más que  Jesús, nadie nos amará más. Me amó -decía San Pablo- y se entregó por mí (Gálatas 2, 20), y cada uno de nosotros puede repetirlo. Y el Señor dijo: “Alegraos conmigo, porque he hallado la oveja que se me había perdido” (Lucas 15, 6).

El Corazón de Jesús amó como ningún otro, experimentó alegría y tristeza, compasión y pena: se llenó de alegría, dice San Lucas (Lucas 10, 21) con el pequeño éxito de los Apóstoles en su primera salida evangelizadora; y llora, cuando la muerte le arrebata un amigo (Juan 11, 35).

A Jesús no le era indiferente -no lo es ahora en nuestro trato diario con Él-  el que unos leprosos no volvieran a darle las gracias después de haber sido curados (Lucas 17, 11-19), o las delicadezas y muestras de hospitalidad que se tienen con un invitado, como le dirá a Simón el fariseo (Lucas 7, 44-47).

¿Quién podrá explicar los sentimientos de su Corazón amantísimo cuando en el calvario, clavado y agonizante en la Cruz, nos dio a su Madre como Madre nuestra? (Juan 19, 26-27).

Jesús nos dio voluntariamente a cada uno hasta la última gota de su preciosa Sangre, como si cada uno fuera el único, la única, en el mundo.

¿Cómo no nos vamos a acercar con confianza a Cristo?

¿Qué pretextos, que razones, pueden impedir nuestro amor, si tenemos el corazón para pedir perdón?

Después de la Ascensión al Cielo con su Cuerpo glorificado, no cesa de amarnos para que vivamos siempre muy cerca de su Corazón amantísimo.

Por eso, nos promete y nos cumple: “yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mateo 28, 20).

Adoremos el Corazón Sacratísimo de Jesús. El meditar en el amor que Cristo nos tiene, nos impulsa a agradecer mucho tantos dones, tanta misericordia inmerecida que nos da.

Y al ver cómo muchos viven de espaldas a Dios, y que nosotros no somos todo lo fieles que Él merece, vayamos a su Corazón amantísimo y pidámosle perdón, por ellos y por nosotros; allí encontramos la paz, fruto del Espíritu Santo.

Y muy cerca de Jesús, está su Madre, nuestra Madre. Ella es la imagen de la Iglesia, templo del Espíritu y modelo de todos los cristianos por la humildad con la que recibió, amó y sirvió al Señor.

Meditemos también, por lo tanto, en el inmaculado corazón de María, a fin de participar de su entrega a Dios.

Roguemos a nuestra Madre santísima nos ayude a ser fieles al Sagrado Corazón de Jesús, como ella siempre nos puso el ejemplo.

Bookmark and Share

Cerremos Mayo Rezando el Rosario

Cerremos el mes de mayo rezando y promoviendo el Santo Rosario, difundamoslo y gritemoslo al mundo.

¿Qué  podemos hacer?

  • Visitas al Santisimo y rezar frente a Jesús Sacramentado por la salvación de las Almas,  porque Nuestra Madre liebere a las Jovenes de las asechanzas del maligno y por las intenciones del Santo Padre.
  • Los jueves en las parroquias hacer adoración perpetua, rezando el Rosario por las intenciones mencionadas.
  • En la parroquias o comunidades al cierre del mes de  mayo hacer un Rosario Viviente con una procesión  alrededor de las parroquias con la Advocación de preferencia de  Nuestra Madre  y si es posible cerrar la procesión con una Santa Misa por la intenciones anteriormente mencionadas.

Promesas de Nuestra Madre para quien rece el Rosario:

  1. El que me sirva, rezando diariamente mi Rosario, recibirá cualquier gracia que me pida.
  2. Prometo mi especialísima protección y grandes beneficios a los que devotamente recen mi Rosario.
  3. El Rosario será un fortísimo escudo de defensa contra el infierno, destruirá los vicios, librará de los pecados y exterminará las herejías.
  4. El Rosario hará germinar las virtudes y también hará que sus devotos obtengan la misericordia divina; sustituirá en el corazón de los hombres el amor del mundo al amor por Dios y los elevará a desear las cosas celestiales y eternas. ¡Cuántas almas por este medio se santificarán!.
  5. El alma que se encomiende por el Rosario no perecerá.
  6. El que con devoción rezare mi Rosario, considerando misterios, no se verá oprimido por la desgracia, ni morirá muerte desgraciada; se convertirá, si es pecador; perseverará en la gracias, si es justo, y en todo caso será admitido a la vida eterna.
  7. Los verdaderos devotos de mi Rosario no morirán sin auxilios de la Iglesia.
  8. Quiero que todos los devotos de mi Rosario tenga en vida y en muerte la luz y la plenitud de la gracia, y sean partícipes de los méritos de los bienaventurados.
  9. Libraré pronto del purgatorio a las almas devotas del Rosario.
  10. Los hijos verdaderos de mi Rosario gozarán en el cielo una gloria singular.
  11. Todo lo que se me pidiere por medio del Rosario se alcanzará prontamente.
  12. Socorreré en todas sus necesidades a los que propaguen mi Rosario.
  13. Todos los que recen el Rosario tendrán por hermanos en la vida y en la muerte a los bienaventurados del cielo.
  14. Los que rezan mi Rosario son todos hijos míos muy amados y hermanos de mi Unigénito Jesús.
  15. La devoción al santo Rosario es una señal manifiesta de predestinación a la gloria.

¿NO sabes como rezar el rosario?


Ya que lo rezaste registralo y ayúdanos a llegar a 10 millones para el 2010:Un Millón de Rosarios por México

¿Tienes sugernecias? escríbenos y dinos que mas podemos hacer.

Bookmark and Share

¡Qué Viva el Triunfo del Inmaculado Corazón de María!

ESTIMADOS HERMANOS EN LOS SAGRADOS CORAZONES DE JESUS Y MARIA

EN ESTE DÍA TAN ESPECIAL “13 DE MAYO ” SOLO PODEMOS DECIR EL SALUDO DEL ÁNGEL AVE…AVE…AVE MARIA… ESTE DÍA ES EL DÍA DE NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO, NUESTRA QUERIDA SEÑORA DE FÁTIMA QUIERO APROVECHAR PARA REFLEXIONAR SOBRE UNO DE LOS MENSAJES DE LOS SAGRADOS CORAZONES QUE EL ÁNGEL LE DIO A SOR LUCIA.

“ESTÉN ATENTOS QUE LOS CORAZONES DE JESÚS Y MARIA TIENEN DESIGNIOS DE MISERICORDIA PARA LA HUMANIDAD ” Y RECUERDEN QUE AL FINAL EL INMACULADO CORAZÓN DE MARIA TRIUNFARA,

AL REFLEXIONAR EN EL TRIUNFO DEL CORAZÓN DE MARIA Y LOS DESIGNIOS DE MISERICORDIA DE LOS CORAZONES DE JESÚS Y MARIA, SOLO ME VIENE AL CORAZÓN QUE EL TRIUNFO DE UNA MADRE ES EL TRIUNFO DEL HIJO Y VICEVERSA………..

¿CUAL ES LA MAYOR PRESENCIA DEL DESIGNIO DE LA MISERICORDIA DE JESÚS PARA LA HUMANIDAD?

¿CUAL ES EL MAYOR TRIUNFO DE JESÚS AL ABRIR SUS MANOS Y MORIR POR TI Y POR MI?

¿DONDE NUESTRA MADRE ESTA MAS CERCA DE EL PARA PODER INTERCEDER POR NOSOTROS Y CONSEGUIRNOS DE SU HIJO GRACIAS ESPECIALES?

DONDE EL INMACULADO CORAZÓN DE MARIA ESTA MAS ÍNTIMAMENTE UNIDO AL SAGRADO CORAZÓN DE SU ¿HIJO JESÚS PARA PODER SER LA MADRE DE LA MISERICORDIA PARA LA HUMANIDAD?

DONDE PODEMOS REPARAR MAS EFECTIVAMENTE LAS OFENSAS QUE LE CAUSAMOS A LOS CORAZONES DE JESÚS Y MARIA?

QUERIDOS HERMANOS EN LOS CORAZONES DE JESÚS Y MARIA:

HAGAMOS TODO LO POSIBLE POR REPARAR LAS OFENSAS QUE LES CAUSAMOS A LOS CORAZONES DE JESÚS Y MARIA ABANDONÁNDONOS COMO LO HIZO JESÚS EN LA VOLUNTAD DEL PADRE, PUES EL POR OBEDECERLO RESUCITO POR TI Y POR MI , FUE TANTO LO QUE AMO DIOS A LOS HOMBRES QUE NO SOLO NOS DIO A SU HIJO JESÚS SINO QUE LE PERMITIÓ POR SUS MERITOS ESTAR PRESENTE HASTA EL FINAL DE LOS TIEMPOS EN LAS ESPECIES DEL PAN Y EL VINO……..ES AHÍ ADORÁNDOLO O CONSUMIÉNDOLO QUE VERDADERAMENTE PODEMOS POR SU AMOR SENTIR COMO EL NOS TRANSFORMA EN MEJORES HIJOS DE DIOS ,ES AHÍ DONDE PODEMOS GOZARNOS Y COMPENETRARNOS EN SU CARNE ,SANGRE ,ALMA Y DIVINIDAD, ES AHÍ DONDE SE EXPRESA EL MAS GRANDE DESIGNIO DE AMOR Y MISERICORDIA PARA LA HUMANIDAD, ES AHÍ EN ESE PEDAZO DE PAN QUE NUESTRO DIOS LOCO DE AMOR POR LOS HOMBRES SE NOS OFRECE CON TODA SU MISERICORDIA POR LA SALVACIÓN DE LA HUMANIDAD, ES AHÍ DONDE EL CUMPLE LA PROMESA DE ESTAR CON NOSOTROS HASTA EL ULTIMO DÍA Y EL PADRE LE CUMPLE A NUESTRO SR JESÚS QUE NOS DEFIENDA DE LAS ACECHANZAS DEL MALIGNO. Y NUESTRA MADRE PUEDE SER MADRE LA HUMANIDAD, ES AHÍ DONDE ESOS DOS CORAZONES SE FUNDEN EN LA LLAMA DE AMOR DEL PADRE PARA QUE TRIUNFE EL INMACULADO CORAZÓN DE MARIA…

EN ESTE DÍA TAN IMPORTANTE SOLO DIGAMOS COMO JUAN PABLO II ” TOTUS TUS ” SI MADRE SOMOS TODOS TUYOS…

UNIDOS EN ORACIÓN EN LOS SAGRADOS CORAZONES DE JESÚS Y MARIA



Bookmark and Share

JESÚS TE AMA Y SU AMOR NUNCA SE APARTA DE TI


JESÚS TE AMA Y SU AMOR NUNCA SE APARTA DE TI

Mons. Pedro Agustín Rivera Díaz

(Rom 8,35.37-39) ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿La tribulación?, ¿la angustia?, ¿la persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿los peligros?, ¿la espada?… en todo esto salimos vencedores gracias a aquel que nos amó. Pues estoy seguro de que ni la muerte ni la vida ni los ángeles ni los principados ni lo presente ni lo futuro ni las potestades, ni la altura ni la profundidad ni otra criatura alguna podrá separarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús Señor nuestro.

¿Necesita alguien que te ame ahora? Yo conozco un amor que es eterno, nunca se desvanece. Yo conozco un amor que es universal; tú estás incluido. Yo conozco un amor que da; ¡dio lo mejor que tenía! Yo conozco un amor que se sacrifica; ¡dio lo mejor sin esperar nada a cambio! Yo conozco un amor que es por gracia. ¡un amor que nos ha sido dado a pesar de que no lo merecemos en absoluto!. Yo conozco el amor de Dios, el amor que puede existir. Yo he experimentado el amor de Dios. Yo he sido abrazado por Él. ¡Él te abraza a ti! y quiere que tú lo abraces a Él.

ORACIÓN: Señor Jesús, quisiera  que me tomaras entre tus brazos y nunca me dejaras caer. Quisiera que tan sólo me miraras pues eso me hace feliz. Tómame entre tus brazos, enséñame más de Ti, pues quisiera saber todo de Ti. Cada día que pasa me siento junto a Ti, mi corazón solo te espera para poder mirarte a los ojos y decirte gracias Señor y también poderte decir que te amo mi Señor.

REFLEXIÓN

VER

Ante las situaciones inéditas que estamos viviendo debemos poner todo o que está de nuestra parte para superarlas, desde las medidas preventivas hasta las acciones concretas. Pero no utilicemos sólo los recursos materiales; recurramos a la fuerza espiritual que de Dios hemos recibido, entremos en contacto con Él. Hagamos oración, busquémoslo en los sacramentos, encontrémoslo en el servicio a los demás.

Por experiencia te aseguro que en la búsqueda de Dios no sólo encontrarás paz espiritual, sino que su Amor y su Poder te fortalecerán para que afrontes las situaciones materiales y en lugar de caer en el desaliento por lo grande de la problemática o de la forma en la que veas tus problemas, te darás cuenta que Dios iluminará tu pensamiento para encontrar soluciones y fortalecerá tu voluntad para que no decaer e incluso, apoyar y ayudar a salir adelante a tu familia, a tus amigos, compañeros de trabajo y a muchas personas más.

En situaciones como las que hoy vivimos y mirando hacia el futuro nos damos cuenta que para la alegría y el desarrollo pleno de cada persona no han sido suficientes, ni son ni serán, las cosas en las que hemos puesto nuestra confianza: el bienestar material, el cuerpo perfecto; el placer en todas sus formas, la droga, el alcohol, el sexo, el poseer de manera desmesurada, la envidia, el poder. Por otro lado y conociendo el corazón del ser humano, en su interior podemos reconocer la presencia de otros males que se irán manifestando con mayor agresividad: el miedo, la tristeza, la desesperanza, la depresión, el egoísmo, la ira, el odio, el rencor y sentimientos peores. En el ámbito familiar y social, podemos percibir panoramas de pobreza y desaliento que se traducirán en violencia, desintegración familiar, prostitución y diversas acciones delictivas. Otro situación y a fin de cuentas, la más grave, será el alejamiento de Dios debido a la desesperanza y al temor que propiciarán la proliferación de  supersticiones y supuestas “religiones” que invitaran a poner la confianza en “gurus” “chamanes” “iluminados” o en poderes de los astros, piedras y otros objetos e incluso a invocar fuerzas del mal.

JUZGAR

(Jn 14,1. 6-7.13-15-17.21)  “No se turbe su corazón. Creen en Dios: crean también en Mí. … Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por Mí. Si me conocen a Mí, conocerán también a mi Padre; desde ahora lo conocen y lo han visto… Yo pediré al Padre y les dará otro Paráclito, para que esté con ustedes para siempre, el Espíritu de la verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no le ve ni le conoce. Pero ustedes le conocen, porque mora en ustedes… El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ame, será amado de mi Padre; y yo le amaré y me manifestaré a él.

ACTUAR

El amor de Dios es infinito y nunca se separa de ti, de mí, de nosotros. Se hace presente en todos los instantes de nuestra vida y lo único que hace falta para percibirlo es buscarlo y te aseguro que lo encuentras. Su amor se hace presente no sólo en los momentos difíciles de nuestra existencia. ¡Siempre está presente!, pero quizá cuando nos enfrentamos a una situación difícil es cuando más lo buscamos y nos acercamos a Él y cuando descubrimos la paz, la fortaleza y la seguridad que nos da. La pandemia que estamos viviendo y sus consecuencias nos llevan a acercarnos a Él, ten la seguridad que Jesús sale a tu encuentro y como muestra, estas líneas que estás leyendo.

En el texto de san Juan que escogí para que lo compartamos, descubrimos como el Señor Jesús nos invita a confiar y a creer en el Padre, nos ofrece al Espíritu Santo y Él mismo se nos da en su amor. La presencia de la Santísima Trinidad está en tu corazón, en tu vida, en tu familia y en la sociedad. Está en ti y en mí, en tus seres queridos y en la humanidad. Tenemos que reconocer esta realidad, como lo hicieron la Virgen María y los santos, así nuestra fe se fortalecerá y nos será más fácil desprendernos de comodidades y cosas materiales, a las que estábamos acostumbrados; dejaremos que el amor y la solidaridad afloren en nuestras relaciones; aprenderemos a usar las cosas en vez de que sean ellas las que nos manejan; reconoceremos que el mayor y mejor placer no está en las “libertades” que le dábamos al cuerpo; que el “ser” es más importante que el “parecer” y sobre todo que el ser católico no es un añadido en tu vida, sino que es esencial porque te pone en contacto directo con Dios, de muchas maneras: con Jesús en la Eucaristía, en la Reconciliación y en los demás sacramentos, en la Sagrada Eucaristía y la comunidad creyente, en la oración a la Virgen María y los santos, en la enseñanza en el Papa, los Obispos y los Sacerdotes, en la oración personal y familiar, en la invitación a ser solidario con los más necesitados y espero, también a través de este escrito.

Comparte la alegría que la Fe en Jesús, da a tu vida. Sé su instrumento, sé su misionero, sé sembrador de paz y solidaridad.

Recuerda en estos días “forzados” de unidad familiar, recemos juntos en familia.

Consagremos nuestros hogares a los Sagrados Corazones de Jesús y Santa María de Guadalupe

Sagrados Corazones de Jesús y Santa María de Guadalupe reinen en mi corazón, en mi hogar, en mi patria y en el mundo entero. Protéjannos de la influenza y de otros males peores como la tristeza, el desaliento o la indiferencia ante el dolor ajeno. Denme fortalecer para no caer en el pesimismo y concédanme su amor y su compañía para compartir. (Clic para ver Consagración completa)


HOY TE PROPONGO QUE RECEMOS “LA CORONILLA A LA MISERICORDIA DIVINA”

Divina MisericordiaCORONILLA DE LA MISERICORDIA

Se utiliza un rosario común de cinco decenas.

1. Comenzar con un Padre Nuestro, Ave María y Credo.

CREDO

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra.

Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos.

Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna.

2. Al comenzar cada decena (cuentas grandes del Padre Nuestro) decir:

Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, en propiciación de nuestros pecados y los del mundo entero.

3. En las cuentas pequeñas del Ave María, se dice:

Por tu dolorosa Pasión,

ten misericordia de nosotros y del mundo entero.

4. Al finalizar las cinco decenas de la coronilla se repite tres veces:

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal,

ten piedad de nosotros y del mundo entero.

5.- Jaculatoria final

“Oh, Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús como una fuente de misericordia para nosotros, en Ti confío



Bookmark and Share

CONSAGRACIÓN EN EL TIEMPO DE LA INFLUENZA Y DE CALAMIDADES

CONSAGRACIÓN A LOS SAGRADOS CORAZONES DE JESÚS Y SANTA MARÍA DE GUADALUPE EN EL TIEMPO DE LA INFLUENZA Y DE CALAMIDADESimagen-consagracion-carta_jpg


EL JEFE DE FAMILIA:

Señor Jesús Tu eres Rey, Santa María de Guadalupe tu eres nuestra Reina.

Yo (cada uno de los que se consagra dice su nombre) _________________________, como miembro de la familia (dice los apellidos) __________________________ de manera individual y como familia me consagro a los Sagrados Corazones de Jesús y Santa María de Guadalupe, para que vivan en mi corazón, en mi hogar, en mi patria y en el mundo entero.

Santa María de Guadalupe que pediste una “casita” para mostrarnos tu amor; hoy y siempre, pero de manera particular en este tiempo de la epidemia de la influenza, muéstranos a tu Hijo Jesús y llévanos hacia Él, para que haciendo siempre su voluntad alcancemos la santidad individual y familiar. Tú que eres nuestra Madre, concédeme experimentar siempre tu ternura. Tú que sanaste al tío de san Juan Diego, te pido por ____________________. Tú que te pusiste en camino para auxiliar a tu prima acompáñame para consolar y ayudar a ___________________, Tú que dijiste que no tuviéramos miedo, pues siempre nos escucharías en nuestras necesidades y pondrías remedio, ayúdame para _____________________. Reina amada, recibe mi consagración al Sagrado Corazón de Jesús y al Tuyo y haz que siempre sea fieles a este compromiso, que es a la vez un regalo de tu amor maternal.

A Ti, Jesús, Yo (nuevamente cada uno de los presente dice su nombre) ___________________, te abro las puertas de mi corazón y de mi familia y te recibo. Arrepentido de mis pecados y agradecido por tu amor y tu perdón que me dan la oportunidad de ser mejor, te consagro todos mis pensamientos, palabras y obras, pues quiero cambiar, ser mejor y ayudar en todo a mi familia y a los demás. Tú que dijiste, “he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia”, ayúdame. Tú que dijiste “no tengan miedo, soy Yo”, socórreme. Tú que dijiste “vengan a mí los que están cansados y agobiados por la carga” auxíliame y mándame ir a Ti. Fortaléceme para que supere todas las tentaciones y jamás me dé por vencido ante las dificultades. Que tu Sangre preciosa me cubra, me proteja del maligno y me libre de la pena eterna merecida por mis pecados. Concédeme buscar y recibir tu perdón en el sacramento de la Reconciliación y alimentarme de Ti en la Sagrada Comunión.

Ante esta epidemia de influenza, y más allá de esta situación, como discípulo y misionero tuyo me comprometo a ser solidario con los más desprotegidos para consolidar la civilización del amor y la cultura de la vida, expresiones de tu Reinado en mi corazón y en mi hogar.

Que todos te conozcan y te amen es la única recompensa que quiero.

Sagrados Corazones de Jesús y Santa María de Guadalupe, reinen por siempre mi corazón, en mi hogar, en mi patria y en el mundo entero.




Bookmark and Share

Oración a la Virgen de Guadalupe para encomendar a México por la epidemia de la Influenza

Santa María de Guadalupe:
A ti que nos amas con especial ternura,
velas por nosotros con maternal intercesión
y nos procuras siempre tu eficaz ayuda
suplicamos tu protección y auxilio
para superar pronto esta epidemia
que ha venido a afectar nuestra nación.

Cúbrenos con tu manto,
líbranos de este mal.

Ruega por todas las autoridades
y por quienes tienen poder de decisión
para que sepan establecer medidas y prioridades
para prevenir y ayudar a toda la población,
y en particular a quienes son más vulnerables.

Concédenos prudencia y serenidad
para actuar con mucha responsabilidad
y así evitar ser contagiados o contagiar.

Socorre al personal de salud,
vela por la recuperación de los enfermos
y sé consuelo de quien se encuentran en duelo.
Madre del Verdadero Dios por quien se vive,
Tú que nos has rescatado de otras plagas,
encomiéndanos a la misericordia
de Aquel que nos sanó con Sus llagas
y nos libró de la muerte con Su Resurrección.

Enséñanos a unir nuestro dolor al Suyo
para hallarle sentido redentor
y salir de esta adversidad fortalecidos
en la fe, la esperanza y el amor. Amén.

+Norberto Card. Rivera Carrera
Arzobispo Primado de México

Bookmark and Share

Homilia Vigilia Pascual

¡Venga tu Reino!

Abril 11, 2009

Queridos hermanos y hermanas:

Hoy es la noche más importante del año. Todos los signos religiosos de esta noche apuntan a ese objetivo: El fuego nuevo que ilumina las tinieblas del pecado, el cirio encendido que representa a Cristo. El agua que bendecimos como elemento regenerador, la invocación de los santos, la celebración del bautismo, el canto del Gloria y del Aleluya, que estuvieron ausentes en la Cuaresma. Inauguramos ahora un tiempo nuevo.

Pero soy consciente de que es difícil entender bien, asimilar, encuadrar correctamente tanta alegría y tanta luz como recibimos esta noche de Pascua. El ángel le dice a las mujeres: «¿Buscan a Jesús el Nazareno, el crucificado? No está aquí, ha resucitado» (Mc 16, 6).  Es decir, ¿por qué o para qué están buscando a Cristo en donde no está? ¿No han entendido? Cuando Jesús habló por primera vez a los discípulos sobre la Cruz y la Resurrección, mientras bajaban del monte de la Transfiguración, el evangelio nos dice que ellos se preguntaban qué querría decir eso de «resucitar de entre los muertos» (Mc 9, 10). En Pascua nos alegramos porque Cristo no ha quedado en el sepulcro, su cuerpo no ha conocido la corrupción. ¿Pero qué significa realmente esto? ¿Por qué le damos tanta importancia a esta noche y al día de Pascua? ¿Por qué san Pablo exclamó: “¡ Si Cristo no resucitó, vana es nuestra fe!”

¿Han pensado en mundo sin Resurrección?

¿Cómo, en ese supuesto, habría transcurrido la historia posterior de la humanidad? ¡Ni cristianismo ni Iglesia, ni humanidad redimida. Y en el plano personal, imagine cada cristiano su historia espiritual: Ni Padre providente, ni Cristo resucitado, ni Virgen María, sin bautismo, sin Eucaristía, sin penitencia… No habrían existido san Pablo, san Agustín, san Francisco, santo Tomás de Aquino, santa Teresa, ni nuestra historia cristiana familiar y personal. Imposible imaginar un mundo sin cristianismo, sin Resurrección. ¡Eso es lo que celebramos hoy!

Todo cambió grandiosamente de rumbo, la historia dio un gran vuelco hacia arriba, cuando muy de mañana, el día de Pascua se alzó con el poder de Dios la firme losa del sepulcro y salió, potente y glorioso como un gigante vencedor, el Señor resucitado, dándoles la razón a los profetas, llenando de sentido a sus parábolas, dando cumplimiento a sus promesas, empujando hacia adelante el futuro de la humanidad. ¡El Señor ha resucitado!, gritaron primero las santas mujeres, luego Pedro y Juan, y al final todos los apóstoles.

A los hombres nos cuesta mucho entender la lógica de Cristo, la lógica del amor de Dios al hombre. Y si queremos entender lo que significa su Resurrección, tenemos que entrar en SU lógica, no la nuestra. Es una lógica sobrenatural, que de no haber sido porque Cristo no sólo la enseñó, sino que la vivió, no habríamos podido comprenderla: Morir para vivir; perder la vida para ganarla; ser el último para ser el primero; hundirse en el surco para dar fruto; en definitiva, el mensaje de la Pascua: morir para resucitar, la luz que ilumina las tinieblas. ¡Las paradojas de Dios! ¡Esa es su lógica! Nos podríamos revelar y no estar de acuerdo, pero qué vamos a hacer, ES ASÍ, así lo quiso Dios, nos guste o no. Solamente quien asume estas paradojas en su vida será completamente feliz.  Tal y como les sucedió a las mujeres que iban al sepulcro: de la muerte, del sinsentido, de la tristeza, de la derrota, Dios les comunicó gozo, paz, alegría, luz.

A lo largo de su vida y, sobre todo, en su Pasión y  Muerte en la Cruz, Cristo ha destruido y ha vencido el odio, la maldad humana, la violencia, la injusticia, la venganza y toda la corte de vicios que nacen en el corazón del ser humano y son causa de sufrimiento temporal y de muerte eterna. Paradojas de la lógica divina:

–      Jesús ha vencido al odio con la fuerza de su amor.

–      Ha vencido la violencia con su corazón pacífico y su gesto amable y dulce.

–      Jesús ha vencido la venganza con el perdón dispensado desde la Cruz en la que moría martirizado.

–      Ha vencido la injusticia de los hombres con su corazón misericordioso, lleno de amor y de compasión hacia los pobres, los enfermos, los marginados y los pecadores.

–      Jesús ha vencido la impureza y la suciedad de nuestros corazones con sus ojos limpios y con su corazón puro.

–      Ha vencido al Mal sembrando el bien a manos llenas por todos los lugares por los que pasó.

–      Jesús ha abierto un torrente de Bien y de Bondad con el que quiere anegar todo el mal del mundo, y para ello pide la colaboración de todos los cristianos.

¡Seamos como Jesús! ¡Imitemos a Jesús! ¡Busquemos nuestra fuerza en Jesús!

Con su Muerte y Resurrección ha vencido al último y oscuro enemigo del hombre: la muerte. Con su muerte nos ha dado vida.

¿Por qué nos cuesta tanto comprenderlo? Señor Jesús:

Dudo y temo, pero Tu me dices: ¡confía!
Me siento angustiado y me dices:
¡tranquilo!

Prefiero estar solo y me dices:
¡ Ven y Sígueme!

Fabrico planes y me dices:
¡ Déjalos!

Quiero ser jefe y me dices:
¡ Sirve !

Quiero mandar y me dices:
¡ Obedece !

Quiero comprender y me dices: ¡cree!
Quiero claridad y
me hablas en parábolas.

Quiero violencia
y
me hablas de Paz.

Saco la espada y me dices:
¡ Guárdala!

Intento ser conciliador y me dices:
¡ He venido a traer fuego a la tierra!

Quiero esconderme y me dices:
¡ Muestra tu luz!

Busco el primer puesto y me dices:
¡ Siéntate en el último lugar!

Quiero ser visto y me dices:
¡ Reza en lo escondido!

¡No! No te entiendo, Jesús.
Me provocas. Me confundes.

Pero me sucede lo
que a Pedro:
¿ Señor a quien irè?
no conozco a nadie
que tenga como Tú,
palabras de vida eterna.

Muchas paradojas, es verdad. Pero mucha alegría porque su presencia de Resucitado llega incluso a nuestra muerte. “He resucitado y ahora estoy siempre contigo”, dice a cada uno de nosotros. Mi mano te sostiene. Dondequiera que tu caigas, caerás en mis manos. Estoy presente incluso a las puertas de la muerte. Donde nadie ya no puede acompañarte y donde tú no puedes llevar nada, allí te espero yo y para ti transformo las tinieblas en luz.

Queridos hermanos, verdaderamente esta es la noche en que escuchadas las palabras del Maestro, el corazón humano no puede albergar tristeza alguna. Es la noche en que la Iglesia toda prorrumpe en un gozo exultante: “¡Ha resucitado el Señor como lo había dicho!”.

¡Que experiencia también la nuestra! La alegría cristiana, no es un momento pasajero de gracia o diversión; no se alimenta de bailes, bebidas, ni alcohol, con los que el mundo muchas veces busca ahogar las penas, la desesperanza y el sinsentido de los que viven sin Dios.

Qué distinta la alegría del creyente. Ella se fundamenta en lo inaudito a la vez que real: ¡Cristo resucitado de entre los muertos! Ella se alimenta de estas paradojas de las que hemos hablado.

Él con su resurrección ha cambiado la historia humana. Él venciendo la muerte nos ha dado el pase para la eternidad. Él ha reconciliado lo humano con lo divino. Él nos ha devuelto a la comunión con Dios. Ha restaurado la semejanza del hombre caído, arrancado el miedo del corazón humano,  dado la certeza tangible del amor de Dios, extirpado la inseguridad existencial del hombre. Y a quien era incapaz de redimirse, lo ha hecho creatura nueva, hijo de Dios, gloria del Padre, imagen del Hijo, templo del Espíritu Santo; en fin nos ha divinizado a quienes por propia culpa nos habíamos desterrados del paraíso.

Para algunos cristianos la fe es sólo un esfuerzo por mantenerse en gracia. Cabría otra actitud más simple, pero más instructiva y excelente: Una enorme seguridad del poder de Dios en mi vida. Ninguna de mis culpas me destruirá completamente. Si sufro unido al Señor, ese dolor tiene poder de gloria. Si alguna enfermedad me aqueja, se avecina mi liberación. Si voy a morir no es una catástrofe: es Alguien que viene amorosamente a mi encuentro.

Hablar de alegría no significa ignorar el dolor, el sufrimiento, la muerte, sino descubrir el sentido del dolor, del sufrimiento, de la muerte. Es la alegría de ser nuevas creaturas, de vivir la certeza de estar resucitados, la alegría de poder leer la historia desde adentro, la alegría de valorar las cosas y las personas según su dimensión definitiva, la alegría de saber que se acerca el encuentro definitivo con Cristo.

Por tanto en esta Vigilia se nos encomienda un gran compromiso: decir al mundo que Jesús ha resucitado. Nosotros saldremos de esta Vigilia para llevar a nuestros hermanos la esperanza y la luz de Cristo resucitado.
Debemos irradiar, en un mundo paralizado por el pesimismo, por las lamentaciones y por la tristeza, el gozo pascual.
Quien nos encuentre tiene derecho a ver en nosotros un nuevo estilo de vida, un nuevo modo de comprender y de realizar la historia.
Cada uno que se encuentre con nosotros tiene derecho a ver en nosotros una alegría profunda y una esperanza firme. Quien se encuentre con nosotros tiene derecho a escuchar de nuestros labios el anuncio que hemos recibido en esta noche: que Jesús ha resucitado y vive, que viene a nuestro encuentro, que ha inaugurado una nueva vida para Él y para la humanidad entera, porque la resurrección de Jesús se extiende a todo el mundo.

En Jesús se encuentra el sentido de nuestra vida, se resuelven nuestros dramas, se entienden nuestros sufrimientos, se realiza nuestra esperanza.

Les deseo que la Pascua sea de verdad para cada uno de ustedes el comienzo de una vida nueva, en la familia, en el trabajo, en la sociedad, en la Iglesia, porque Cristo, nuestra vida ha resucitado.

Que la Santísima Virgen María, la primera que saltó de gozo por la resurrección de su Hijo, ponga en nuestros labios y en nuestro corazón el canto del aleluya todos los días de nuestra vida.


Bookmark and Share