Búsqueda

Secciones

Enlaces

XIV Septiembre y Jueves Santo

Descargar Hora Santa XIV

Hora Santa XIV
Septiembre y
Jueves Santo

Caía la tarde del Jueves Santo… Junto con las primeras sombras, los horrores de una agonía espantable inundaban ya el Corazón desgarrado de Jesús… El Nazareno Salvador era el Hijo del Hombre…, tenía una madre, ¡única en su ternura, divina en su hermosura! Su cariño y mirada eran para Jesús más que el cantar de los ángeles, más que el aura perfumada de los cielos… Era Ella la bendición del Padre… ¡Y debía dejarla, por amor de los humanos! ¡Oh, Jueves Santo, día de las despedidas supremas del Maestro!… Había llegado su hora: postrado en tierra, de rodillas ante la Virgen María, el Hijo-Dios le pide licencia para morir, en redención de sus verdugos… Y entrecortada la voz por los sollozos, descansando su cabeza soberana sobre el pecho de su Madre, le confía Jesús a las ovejitas recobradas del rebaño… María le tiene estrechado entre los brazos, puesto el recuerdo en la cuna de Belén, y los ojos, milagrosamente iluminados, en el Calvario del mañana… Y esa Reina llora, ungiendo la cabeza del redentor con sus preciosas lágrimas…; llora, ofreciendo al Eterno Padre esa Víctima, el Cordero Inmaculado…; llora, bendiciendo al mundo, cuyo rescate comenzó en la casita dichosa de Nazaret, y que terminará al siguiente día en un cadalso de horror, de sangre y de vergüenza… Abraza, delirante de amor, al Hijo, y antes que las espinas profanen su frente, la besa en nombre del cielo, porque es su Dios…; vuelve a besarlo en nombre de la tierra, porque es su Rey…, y pronuncia un ¡fiat! desgarrador, omnipotente… Era ya la noche; Jesús ha confiado su madre desolada a los amigos de Betania y a los ángeles, y se aleja, llevando el alma anegada en una agonía más amarga que la muerte…

(Pausa)

Las almas. Que bien sienta, Jesús sacramentado, recordarte a esta hora, y en este día incomparable, esa tu primera angustia crudelísima: el sacrificio de tu Madre, por amor del mundo desdichado… ¡Señor!, no sólo como Dios que eres, sino como Jesús, el Hijo de María, Tú penetras y comprendes la crueldad mortal de las separaciones de la tierra… y el dolor que provocan las ausencias, las despedidas y la muerte… ¡Ah!, precisamente porque eres Jesús, venimos, pues, a desahogarnos en aquella primera herida de tu Corazón, abierta al despedirte de María, dolorosa como ninguna Madre, desde ese instante… Mira en Ella, Jesús, a tantas madres, a tantas esposas, a tantas almas que lloran hoy ante el Sagrario, la ausencia de seres muy queridos… Cuántas llegarán mañana, solas, ante la Cruz ensangrentada… Sí, vendrán solas, porque la desgracia, ¡ay!, y tal vez la falta de fe, tienen alejados del hogar o de tus templos a un hermano, al esposo, o algún hijo… alejados, pero no despedidos, mil veces no, del sagrario de tu Corazón, que es la resurrección de los caídos… En él, como en un cáliz, vienen a llorar contigo, en este Getsemaní, las angustias de la ausencia, muchas madres atribuladas, tantos padres cristianos, muchos hermanos desolados, que reclamen de tu Corazón la paz, en el triunfo de tu amor en sus hogares…, la paz en el regreso de los pródigos…, la paz en la resignación por las crueldades de la muerte…

No importa que suframos nosotros, Maestro, aquí a tu lado; pero que los nuestros sean también tuyos, que te adoren, que te amen todos, como el día, sin nubes de la Primera Comunión… ¡Oh, dulce Nazareno, recuerda las congojas de María, al despedirte Tú de ella, el Jueves Santo…, no olvides el postrer abrazo de tu Madre, y el encargo que te hizo de velar, con especial ternura, en la Eucaristía sacrosanta, por las madres doloridas… y por todos los ausentes del hogar!…

(Pausa)

(Pedid a los Sagrados Corazones de Jesús y de María que, por la mutua aflicción del Jueves Santo, remedien tantas desdichas morales del hogar; en este día en que nos obsequió su Corazón en la Santa Eucaristía, no puede negarnos esa gracia).

Con el Corazón lacerado, humedecido el pecho y los cabellos con las lágrimas de su divina Madre, sube Jesús la colina de Sión y llega con los suyos a la sala de la última Cena de su vida… Está herido de amor… El llanto ha enrojecido sus ojos hermosísimos, y pugna todavía por brotar a raudales; pero el Maestro lo contiene prisionero en su Corazón, que ya agoniza… “Y como nos hubiera amado siempre con amor sin límites, en esa hora sublime, nos amó con exceso”, con delirio infinito: deliciosamente enloquecido, por su propia caridad, se hizo Pan… se hizo Eucaristía, e inerme, indefenso, aniquilado, se nos entregó en la Hostia, hasta la consumación de las edades… “Te venció el amor, Jesús. ¡Viva tu Corazón Sacramentado!”.

(Pausa)

Al recordar la dádiva por excelencia del Corazón de Jesucristo, su maravillosa Eucaristía, hemos exclamado, con ardor del alma: “¡Viva tu Corazón Sacramentado!”. Pero ¡ay!, no es eso, no, el grito de un mundo que heredó la dureza de un pueblo deicida, y aun la perfidia del discípulo traidor. Ahí tenéis al Dios Sacramentado, ahí está, decepcionado de millares de sus redimidos… Fabricó la prisión de su Sagrario, inventó el cielo de la Hostia, y su pueblo le pagó con el olvido… Su pueblo hizo el silencio alrededor del Arca Santa, y ahí donde le veis, almas consoladoras, ahí le tiene abandonado entre las sombras de ese pobre calabozo, siendo el Dios, que es la bienaventuranza de los cielos…

Llama, y su voz se pierde en el desierto; pide, y su reclamo se disipa en el silencio; se queja…, y su gemido le apaga, muchas veces, el clamor de sus hijos, que ríen y cantan, despreocupados por completo del Cautivo del altar… Y el Hombre-Dios conoció esta afrenta, y la saboreó en toda su indecible amargura, al consagrar el primer pan, el Jueves Santo. ¡Oh, sí lo supo, y su Corazón no vaciló, porque os esperaba a vosotras, almas fidelísimas…, porque os veía llegar con una plegaria de consuelo y de victoria, ante su altar! Digámosela con una sola voz, y que esa oración sea a un tiempo el desagravio de ese ignominioso olvido y el pedido imperioso de una nueva era de triunfo para el Corazón de Jesús Eucaristía…

Las almas. Con el íntimo fervor con que comulgó San Juan, de tu mano benditísima, y con la fe ardorosa de San Pablo, suplicámoste, Jesús Sacramentado, que despiertes en las almas incontenibles ansias, hambre divina de comulgar. Te conjuramos, pues, que nos escuches:

Por la primera Comunión, distribuida a tus apóstoles en al Cena misteriosa del Jueves Santo…

(Todos en voz alta)

Reina, Corazón Divino, por la Comunión de cada día.

Por las protestas de amor y de fidelidad, de tus discípulos al entregarles el tesoro de tu Sagrado Corazón…

Reina, Corazón Divino, por la Comunión de cada día.

Por el poder maravilloso conferido a los apóstoles y por la institución del sacerdocio para la perpetuidad de los misterios eucarísticos…

Reina, Corazón Divino, por la Comunión de cada día.

Por la renovación, no interrumpida desde entonces, del holocausto del Cenáculo y de la Cruz, en el maravilloso sacrificio de la Misa…

Reina, Corazón Divino, por la Comunión de cada día.

Por las inagotables larguezas de tu Corazón, en las victorias otorgadas a tu Iglesia por el Sacramento del altar…

Reina, Corazón Divino, por la Comunión de cada día.

Por los prodigios incesantes de santificación, operados en la recepción frecuente y cotidiana del maná sacramentado…

Reina, Corazón Divino, por la Comunión de cada día.

Por tu residencia fidelísima de veinte siglos de Sagrario, no obstante el olvido, el desdén y el sacrilegio…

Reina, Corazón Divino, por la Comunión de cada día.

Por la sabiduría de tu Iglesia, al invitar con santo apremio a la recepción frecuente y diaria de la adorable Eucaristía…

Reina, Corazón Divino, por la Comunión de cada día.

Por la ternura redentora que ha abierto a los pequeñitos, de un mundo que se pierde, el refugio de tu Corazón y de tu Santo Tabernáculo…

Reina, Corazón Divino, por la Comunión de cada día.

(Pausa)

(Pedid con especial fervor en esta tarde el triunfo del Sagrado Corazón en la Comunión diaria).

El que es Señor del cielo y soberano de la tierra, es ya el divino esclavo de los hombres…; el que nos dio la vida, se ha aniquilado… el que rompió nuestras ligaduras, las ha tomado para sí, y es, por amor incomprensible, prisionero nuestro desde el Cenáculo…

Arrastrando invisibles cadenas baja de Sión, se interna entre los olivos de Getsemaní… y, cayendo ahí de hinojos, ora y comienza a agonizar… Se cierne en ese instante la tempestad de todos los dolores sobre su Corazón despedazado, y, en medio de todas las congojas, repite, entre sollozos: “¡Los amo, Padre! ¡Hiere, pero salva, perdona a los humanos!”… Arrecian las angustias; han pasado los verdugos, los blasfemos, los insultadores de su Cruz, los negadores de su Evangelio y de su amor… Y ha repetido: “¡Los amo, Padre!… ¡Perdona a los humanos!”. Han pasado los apóstatas, los infelices renegados, que pisotearon el altar en que adoraron…; ha pasado la muchedumbre infinita de los cobardes, de los que temieron confesarlo, de los que se avergonzaron de su Rey y Salvador, y ha exclamado, dolorido: “¡Los amo, Padre!… ¡Perdona a los humanos!”… Han pasado los perseguidores de su Iglesia, los que han luchado con la mentira, los seductores de los pueblos, los hipócritas, los soberbios…; han pasado los ruines, los indiferentes de conciencia, la turba incontable de los gozadores que profanaron el alma en un lodazal de pasiones nefandas…, y el divino Agonizante ha repetido: “¡Los amo, Padre!… ¡Salva, perdona a los humanos!”… Han pasado los sacerdotes tibios e infieles, los padres mundanos y culpables de la perdición de sus hijos…; han pasado los hogares con todos sus delitos, las sociedades con todas sus orgías, los pueblos y gobernantes con todas sus insultantes rebeldías…; han pasado los que abofetearon al Pontífice, su Vicario, y sollozando y ahogando en ese lago insondable de tedios, de horrores y agonías, ha balbuceado: “¡Sí, los amo, Padre, los amo!… ¡Perdona a los humanos!”… ¡Ay!, como millares de saetas han venido, en fin, a azotar sacrílegamente su rostro y a traspasar su Corazón, los nombres de los malditos…, ¡de aquella legión innumerable de réprobos que, ungidos por su sangre y rescatados con su muerte, quisieron, sin embargo, morir y maldecir eternamente!… Estalla, entonces, el Corazón de Jesús en un sollozo de dolor infinito, y esa palpitación violenta rompe sus venas… Palidece Jesús…; pero, un instante después, su rostro lívido, sus cabellos desgreñados, todo su cuerpo tembloroso está empapado en sangre… Cae entonces con la faz sobre el polvo, exclamando: “¡Padre, he aquí que he venido a hacer tu voluntad…; pero, si fuera posible, aparta de mí este cáliz!”… Estaba postrado en tierra todavía cuando resonaron nuestros nombres en su Corazón agonizante… Nos vio, sí, nos vio a los que estamos aquí presentes, en esta Hora dulce y santa de consuelo… Bajamos nosotros con el ángel para sostenerlo… Sintió que lo hacíamos descansar, desfallecido, entre nuestros brazos…, que lo confortábamos con sacrificios, con ternura, con amor del alma…; y desde entonces nos sigue mirando, a través de sus lágrimas y de las rejas de su cárcel, como a los amigos, como a los confidentes de su entristecido Corazón… Ese mismo Corazón palpita ahí, en esa misteriosa tumba… Callemos, y que sus latidos nos cuenten sus congojas secretas, sus reclamos de amor, sus anhelos de triunfo…

(Pausa)

(Consagraos en esta Hora, mil veces Santa, a su Sagrado Corazón, y juradle amor eterno, en su Divina Eucaristía).

Era plena noche. “Vamos -dijo, de pronto, Jesús despertando a los Apóstoles-, vamos, se acerca el que va a entregarme”. Un momento más, y su Corazón se estremeció, cruelmente torturado, a la vista de Judas, el traidor. ¡Lo había amado tanto!… Lo había predestinado entre millares…; lo hizo apóstol suyo y sacerdote…, ¡por un vil puñado de monedas viene a entregar al Salvador!… Le tiende los brazos…, ¡oh, felonía!, y, acercándose al rostro de Jesús, donde lo besó su Madre Inmaculada, ahí lo besa Judas… Dulcísimo, pero hondamente conmovido, le dice Jesús: “Amigo, ¿con un ósculo me entregas?”… ¡Ay, cómo no se ha perdido, en tantos siglos, esa palabra de infamante reproche!… Es que los traidores viven aún espiando a su Maestro; esa raza perdura, vive de su sangre, sigue sorteando su túnica y negociando su Evangelio… Y el Señor Jesús, porque es manso y porque es eterno, calla en ese Tabernáculo, testigo de las promesas que le hicieron, monumento acusador de las traiciones…

Lo besan y lo entregan tantos, ¡ay! que, por renegar de su Maestro, reciben puestos, situación y las monedas viles, siempre codiciadas…

Lo besan con perfidia, y lo entregan, los infelices que se dicen desengañados de su doctrina salvadora… y es que no soportan la santidad de su mirada y de su ley…

Lo besan y lo entregan… tantos tímidos, que temen a los doctores y fariseos que persiguen a ese Dios, que condena la falsedad y toda cobardía… Y estos Judas son refinadamente crueles con Jesús, que se le acercan con fingimiento de respeto, lo traicionan, según dicen, por deber ineludible de su situación, por honradez de convicción, por delicadeza de conciencia…

Las almas. Están decepcionados de ti, Jesús, que eres la única verdad, el solo camino y la vida que nunca desfallece… ¡Oh, en esta Hora Santa, sepulta en el olvido el ultraje sangriento de tantos que se han sentado a tu banquete, que participaron de tus confidencias, que fueron tus amigos y después te pospusieron a la escoria de la tierra!…

(Todos, en voz alta)

Perdona las traiciones, Corazón Agonizante de Jesús.

Por el inmenso dolor que afligió tu Corazón, en la traición villana del apóstol, que te entregó con un beso de perfidia…

Perdona las traiciones, Corazón Agonizante de Jesús.

Por la decepción sufrida en la fuga bochornosa de los once discípulos, que habían jurado amarte hasta la muerte…

Perdona las traiciones, Corazón Agonizante de Jesús.

Por la amargura saboreada en la triple negación de Pedro…, por las lágrimas humildes con que reparó su presunción y, después, su lamentable cobardía…

Perdona las traiciones, Corazón Agonizante de Jesús.

Por el horrible desengaño de tu pueblo que, después de vitorear tu nombre, aclamó a tus verdugos y exigió tu sangre…

Perdona las traiciones, Corazón Agonizante de Jesús.

Por la congoja que sufriste por la ingratitud de aquellos que sanaste en tu camino, que cosecharon tus prodigios, y se unieron, sin embargo, a la turba deicida…

Perdona las traiciones, Corazón Agonizante de Jesús.

Por el llanto que arrancó a tus ojos la maldición de aquellas madres, cuyos hijos bendijiste; por el lodo que esos niños arrojaron a tu rostro…

Perdona las traiciones, Corazón Agonizante de Jesús.

Por la honda herida que te abrió la desesperación de Judas, al desconfiar de tu misericordia inagotable…

Perdona las traiciones, Corazón Agonizante de Jesús.

Por las tristezas que te causaron las innumerables defecciones previstas en Getsemaní, y que te ultrajaron, desgarrando, en el transcurso de los siglos, la túnica inconsútil de tu Iglesia…

Perdona las traiciones, Corazón Agonizante de Jesús.

Por la agonía mortal sufrida por la apostasía pública de algunos ministros de tu altar, por ese cruel lanzazo, por los gemidos que te arrancaron las blasfemias de esos desdichados Judas…

Perdona las traiciones, Corazón Agonizante de Jesús.

(Desagraviad a Jesús por tantas traiciones de bajo interés y de cobardía).

(Pausa)

“¿A quién buscáis?” -dice Jesús a los soldados, dominando con majestad divina un dolor inmenso…-. “¡A Jesús de Nazaret!”-contestan a una voz los que venían sedientos de su sangre-. Un momento más, y el dulcísimo Maestro se adelanta, ofrece las manos, doblega su cuello, bajo una soga de criminal… y cautivo de los hombres, les entrega nuevamente el enamorado Corazón…

Y vosotros, ¿a quién buscáis, almas fervientes, en esta noche, aquí en este Getsemaní de su Sagrario?…

Las almas. Venimos en busca tuya, Jesús de Nazaret… En esta hora del poder de las tinieblas, de la soledad y del pecado… Por esto hemos elegido el momento supremo de tu desamparo, ¡oh Divino Agonizante del altar!… para sorprenderte a solas y ocupar en esta Hora Santa el puesto de San Juan y de los ángeles… Sí, yo soy tu dueño. Prisionero de ese tabernáculo…, y de mi alma pobrecita…; yo soy tu dueño, como he sido tantas veces tu verdugo… Déjanos, pues, acercarnos a tu cárcel voluntaria y permite que besemos tus cadenas, que bendigamos los dichosos muros de tu calabozo; consiente que lloremos de amor al meditar en la sublime e incomparable cautividad del Hijo de Dios vivo… Aquí no fue ya un pecador quien te entregó: fue tu propio Corazón, el dichoso, el amabilísimo, culpable de esta prisión de amor…

Permítenos, pues, resarcirte ahora de las amarguras de tu cautiverio con el clamor de nuestra humilde adoración… Acércate, Jesús, a las puertas de tu cárcel y recoge la plegaria de tus hijos fidelísimos.

En los Sagrarios todos de la tierra, en las Hostias consagradas del mundo entero…

(Todos en voz alta)

Te adoramos, Corazón de Jesús-Eucaristía.

En aquellos Tabernáculos enteramente abandonados, en aquellas lejanías donde quedas largos meses olvidado, entre polvo del altar…

Te adoramos, Corazón de Jesús-Eucaristía.

En aquel sinnúmero de templos donde se ofende con irreverencia la humilde majestad de tu Sagrario…

Te adoramos, Corazón de Jesús-Eucaristía.

En el pavimento del Santuario, en el polvo del camino, en el fango de los muladares, en que las manos de un sacrílego han profanado la Hostia consagrada…

Te adoramos, Corazón de Jesús-Eucaristía.

En los labios del que te recibe como Judas en su corazón manchado por la culpa…

Te adoramos, Corazón de Jesús-Eucaristía.

En la esplendidez y pompa con que la Iglesia te ensalza en los cultos públicos de ese sacramento del amor…

Te adoramos, Corazón de Jesús-Eucaristía.

En el dichoso retiro de los monasterios, en el corazón de tus esposas vírgenes, que cantan al Cordero un himno de amor inmaculado…

Te adoramos, Corazón de Jesús-Eucaristía.

En unión con todos tus amigos que, en la adoración perpetua y en la Hora Santa, vienen a reparar y a visitarte, ¡oh, Dios encarcelado!…

Te adoramos, Corazón de Jesús-Eucaristía.

En el pecho del moribundo que te ha llamado en su socorro, en ese corazón agonizante que desfallece ya, herido por la muerte…

Te adoramos, Corazón de Jesús-Eucaristía.

 

(Pausa)

No ha habido noche más horrenda, en sus dolores, que la noche del primer Jueves Santo de la tierra… No tenéis para qué reconstituir la escena de hace veinte siglos, almas fervorosas, cuando ahí tenéis a Jesús sentado siempre en el banquillo de los criminales… reo de un amor infinito. Ahí lo tenéis, desde entonces, vendados los divinos ojos por el llanto que le arranca la tibieza de los buenos, de los suyos…; ahí está, objeto incesante de la befa de los sabios y de los honrados de la tierra…: ahí sigue siendo el ludibrio sangriento de los que le temen en su misma inercia, en su silencio sacramental… “Tú, que resucitas los muertos -le dice la incredulidad-, sal, si puedes, de esa tumba…; si eres Rey, le dicen los gobernantes, si es verdad que palpitas, Dios, en esa Hostia, adivina quién te hirió″. Y lo golpean con sacrílega legalidad, y profanan sus templos… e insultan la mansedumbre de su Corazón, que calla y que espera siempre perdonar…

Pero es, sobre todo, el pecado de altivez y de soberbia el que más le ultraja en la dulcísima humildad de su Sagrario… Es la rebeldía de Luzbel, el orgullo humano, la hez más amarga de su cáliz…

¡Oh!, en este día, espera de nosotros, con derecho, un consuelo de humildad. ¡Ah!, sí, recíbelo mil veces, Jesús Sacramentado, en pago de amor, por aquella eterna noche de sacrílega profanación de tu persona, sufrida el Jueves Santo.

(Lento y cortado)

Las almas. Te amamos, Jesús, concédenos la gloria de ser pospuestos, por tu entristecido Corazón…

Te amamos, Jesús, otórganos la dicha de ser confundidos, por tu amargado Corazón…

Te amamos, Jesús, concédenos la gracia de ser desatendidos, por causa de tu misericordioso Corazón…

Te amamos, Jesús, otórganos la honra inmerecida de ser burlados, por tu acongojado Corazón…

Te amamos, Jesús, concédenos la recompensa de ser despreciados, por la gloria de tu herido Corazón…

Te amamos, Jesús, otórganos la distinción preciosa de ser injuriados, por el triunfo de tu Sagrado Corazón…

Te amamos, Jesús, concédenos la fruición incomparable de ser algún día perseguidos, por el amor de tu Divino Corazón…

Te amamos, Jesús, otórganos la corona de ser calumniados, en el apostolado de tu Sagrado Corazón…

Te amamos, Jesús, concédenos la amable regalía de ser traicionados, en holocausto de tu Divino Corazón…

Te amamos, Jesús, otórganos la honra de ser aborrecidos en unión con tu Agonizante Corazón…

Te amamos, Jesús, concédenos el privilegio de ser condenados por el mundo, en obsequio de tu Divino Corazón…

Te amamos, Jesús, otórganos la amargura deliciosa de ser olvidados, por amor a tu Sagrado Corazón…

Si el discípulo no ha de ser más que su Maestro, te suplicamos, Jesús, nos des la parte que nos corresponde en los vilipendios de tu Corazón Sacramentado… Consuélate de todos ellos, Maestro muy amado, pues estos tus amigos, poniendo en tu Costado herido una palabra de humildad, te protestan que Tú eres en esa Hostia, su única fortuna, su solo Paraíso.

(Breve pausa)

El Jueves Santo no fue sino la hora de caridad y de agonía de aquel día de siglos, que vivirá encarcelado en los altares, cautivo de los corazones, prisionero de nuestros templos, Jesús-Eucaristía… El Jueves Santo del Cenáculo y de Getsemaní se perpetúa para glorificación de Jesús hasta la consumación de las edades; este Sacramento del amor y de la fe quedará con nosotros hasta que la última Hostia se consuma en el pecho del último hombre que agonice…

¡Ah!, pero ese Sol de amor, el Corazón oculto en el pecho de Jesús y en esa Hostia, no ha permanecido siempre velado a nuestros ojos, no… Incontenible en sus ardores de caridad y en los fulgores de luz misericordiosa, por la ancha herida del Costado, nos habla de ese Corazón Sagrado, con gemidos de paloma… y, por fin, se revela, un día venturoso, en toda la magnificencia de su amor. Y es Él, el Nazareno divino, es el Maestro de Judea, apasionado de las almas… es el mismo Agonizante adorable, el mismo cautivo triunfador de Getsemaní… el que aparece ante los ojos extasiados de Margarita María, y el que, mostrándole su Corazón envuelto en llamas, dice: “He aquí el Corazón que ha amado tanto a los hombres…; no he podido contener por más tiempo el amor que por ellos me devora… Ved aquí que vengo, pues, a pedir amor por amor, corazón por corazón…; quiero trocar mi vida por vuestra vida… ¡Estoy triste…: se me olvida…, se me ultraja! ¡Quiero consuelo, tengo ansias de un solemne desagravio en una gran festividad a mi Corazón!… ¡Vengo a exigir para él un homenaje, un culto victorioso; pues por él he de reinar!… Venid a acompañarme en la adoración reparadora…; venid a convertir al mundo en la Hora Santa… ¡Ah, venid a comulgar…, venid, tengo sed de ser adorado en el sacramento del altar!… Traedme almas…, muchas almas… y luego, llevadme al seno del hogar, al corazón del que padece, al lecho del pecador empedernido… y veréis la gloria y los prodigios de mi amor… ¡Tomad y recibid, en esta Eucaristía, mi Divino Corazón…; todo él os pertenece…; amadlo…; amadlo… y hacedlo reinar!”.

(Así habló el Dios de Paray-le-Monial, así nos sigue hablando por la deliciosa llaga de su pecho… Espera una respuesta en esta noche que al esfumarse, como una visión del cielo, irá a confundirse en las horas de una eternidad feliz).

(Pausa)

Las almas. Ángel de Getsemaní, San Juan y Margarita María, adoradores felices del Cenáculo, Virgen Inmaculada, acercaos todos, velad y orad con nosotros, y depositad nuestra última plegaria, no a los pies de Jesús Sacramentado, sino en la herida sangrienta del Costado…

Señor, Jesús, Tú lo has dicho, Tú eres Rey…; a eso viniste al mundo; para reinar estableciste el sacrificio perpetuo del altar; para reinar nos revelaste los tesoros y los anhelos de tu Divino Corazón… No en vano nos aseguraste, Jesús, que por él incendiarías en tu amor al mundo desdichado…

Cumple pues tus promesas; establece ya, nos urge, el reinado de tu amante Corazón.

(Todos en voz alta)

Venga a nos el reinado de tu amante Corazón.

1ª. Pronto, Jesús, sí, reina presto, antes que Satán y el mundo te arrebaten las conciencias y profanen, en tu ausencia, todos los estados de la vida…

Venga a nos el reinado de tu amante Corazón.

2ª. Adelántate, Jesús, y triunfa en los hogares, reina en ellos por la paz inalterable prometida a los que te han recibido con Hosannas…

Venga a nos el reinado de tu amante Corazón.

3ª. No demores, Maestro muy amado, porque muchos de éstos padecen aflicciones y amarguras, que Tú solo prometiste remediar…

Venga a nos el reinado de tu amante Corazón.

4ª. Ven…, porque eres fuerte, Tú, el Dios de las batallas de la vida; ven, mostrándonos tu pecho herido, como esperanza celestial en el trance de la muerte…

Venga a nos el reinado de tu amante Corazón.

5ª. Sé Tú el éxito prometido en nuestros trabajos; sólo Tú la inspiración y recompensa en todas las empresas.

Venga a nos el reinado de tu amante Corazón.

6ª. Y tus predilectos, quiero decir, los pecadores, no olvides que para ellos, sobre todo, revelaste la ternura incansable de tu amor.

Venga a nos el reinado de tu amante Corazón.

7ª. ¡Ay, son tantos los tibios, Maestro, tantos los indiferentes, a quienes debes inflamar con esta admirable devoción!

Venga a nos el reinado de tu amante Corazón.

8ª. “Aquí está la vida”, nos dijiste, mostrándonos tu pecho atravesado… Permite, pues, que ahí bebamos el fervor, la santidad a que aspiramos.

Venga a nos el reinado de tu amante Corazón.

9ª. Tu imagen, a pedido tuyo, ha sido entronizada en muchas casas… En nombre de ellas te suplico sigas siendo en todas el Soberano muy amado.

Venga a nos el reinado de tu amante Corazón.

10ª. Pon palabras de fuego, persuasión irresistible, vencedora, en aquellos sacerdotes que te aman y que te predican como Juan, tu apóstol regalado.

Venga a nos el reinado de tu amante Corazón.

11ª. Y a cuantos enseñen esta devoción sublime, a cuantos publiquen sus inefables maravillas, resérvales, Jesús, una fibra vecina a aquella en que tienes grabado el nombre de tu Madre.

Venga a nos el reinado de tu amante Corazón.

12ª. Y, por fin, Señor Jesús, danos el cielo de tu Corazón y a cuantos hemos compartido tu agonía en la Hora Santa, por esta hora de consuelo y por la Comunión de los primeros Viernes: cumple con nosotros tu promesa infalible; te pedimos que, en la hora decisiva de la muerte,

Venga a nos el reinado de tu amante Corazón.

(Breve pausa)

Y reclinados ahora dulcemente en tu sagrado pecho, déjanos decirte:

Te bendecimos y te amamos, Jesús, por todos los que te aborrecen.

Te bendecimos y te amamos por todos los que te blasfeman.

Te bendecimos y te amamos por todos los que te profanan con el sacrilegio.

Te bendecimos y te amamos por todos los que te niegan en este Sacramento.

Te bendecimos y te amamos por todos los indiferentes que te olvidan.

Te bendecimos y te amamos por todos los buenos que abusan de la gracia.

Te bendecimos y te amamos en esta Eucaristía con el Corazón de tu divina Madre, y con la caridad de todos los predestinados.

Y si te hemos negado alguna vez, perdona, ¡oh, Dios Sacramentado!… y, en desagravio, déjanos reconocerte en el Sagrario en que Tú vives… Si te hemos ofendido por fragilidad o por malicia, déjanos servirte en eterna esclavitud de amor eterno, porque es más muerte que vida la que no se consume en amar y en hacer amar tu amante, tu olvidado, tu Divino Corazón, en la Santa Eucaristía: ¡Venga a nos tu reino!

(Padrenuestro y Avemaría por las intenciones particulares de los presentes.

Padrenuestro y Avemaría por los agonizantes y pecadores.

Padrenuestro y Avemaría pidiendo el reinado del Sagrado Corazón mediante la Comunión frecuente y diaria, la Hora Santa y la Cruzada de la Entronización del Rey Divino en hogares, sociedades y naciones).

(Cinco veces)

¡Corazón Divino de Jesús, venga a nos tu reino!

 

Acto final de consagración

¡Hosanna a Ti, Jesús, hosanna en reparación de los millones de criaturas que ignoran por completo tu presencia real en los Sagrarios; en nombre de todos ellos te adoramos Señor, y te amamos con amor más fuerte que la muerte!

¡Hosanna a Ti, Jesús, hosanna en reparación de los que, creyendo en este sublime misterio, viven tranquilos, sin comulgar jamás desdeñosos del maná de tus altares; en nombre de todos ellos, te adoramos, Jesús, y te amamos con amor más fuerte que la muerte!

¡Hosanna a Ti, Jesús, hosanna en reparación de los que creen en tu Eucaristía y la profanan con horrendo sacrilegio; en nombre de todos ellos, te adoramos, Señor, y te amamos con amor más fuerte que la muerte!

¡Hosanna a Ti, Jesús, hosanna en reparación de los que, por culpable tibieza, se retraen del comulgatorio y te reciben sólo muy de tarde en tarde y con recelos de un temor exagerado que te ofende; en nombre de todos ellos te adoramos, Señor, y te amamos con amor más fuerte que la muerte!

¡Hosanna a Ti, Jesús, hosanna en reparación de tantos buenos y piadosos, de tantos sacerdotes que pudieran ser santos con sólo darse generosamente a la devoción de tu sagrada Eucaristía, consagrándose sin reserva a este amor de los amores, a este culto reparador, incomparable; en nombre de todos ellos, te adoramos, Señor, y te amamos con amor más fuerte que la muerte!

¡Oh, sigue, Jesús, revelando las maravillas de tu Corazón desde esa Hostia!… Avanza, Dios oculto y vencedor, avanza, conquistando en el comulgatorio alma por alma, familia por familia, hasta que la tierra entera exclame, alborozada: “¡Alabado sea el Divino Corazón en su Eucaristía salvadora…; a él, sólo a él, en los altares, gloria y honor por los siglos de los siglos; venga a nos tu reino!”.

Bookmark and Share

Escriba un Comentario